Enfermedad

Hola a todos.

Llevo unos días desconectada del blog porque no he tenido mucho tiempo libre estos días y el poco tiempo que he tenido lo he usado para descansar y desconectar.

Mi padre sufrió hace unos días un ictus. Se encuentra estos días ingresado recuperándose.

Recibí una llamada a las 4 de la mañana de un viernes, cosa que no presagiaba nada bueno, evidentemente. Nadie te llama a las 4 de la mañana para decirte que les ha tocado la lotería.

Por suerte o por desgracia es algo a lo que me he ido acostumbrando en los últimos años.

En los últimos 5 años toda mi familia más cercana ha tenido graves problemas de salud. En este tiempo hemos sufrido 4 operaciones de espalda (roturas de vértebras), dos hipoglucemias, un tumor cerebral muy grave, ataques de epilepsia, hernias discales, problemas de corazón, depresiones y ahora un ictus, además de presenciar destrucciones de diversas parejas y problemas económicos de gente muy cercana. Cinco de estos problemas llegaron prácticamente a la vez y el resto han ido sucediendo uno detrás del otro con poco margen de tiempo entre ellos.

Personalmente me ha ido afectando mucho, sobretodo la primera vez que llegó la primera ronda de desgracias. Hasta tal punto de hundirme y fantasear con mi desaparición para dejar de sufrir.

Con el tiempo he ido levantándome como he podido y ahora me encuentro en un punto en el que parece que estoy suficientemente fuerte como para ir aguantando los vaivenes sin romperme del todo. Lo sé porque en los últimos seis meses he sufrido otra ronda de problemas y veo que lo capeo bien. Me sigue doliendo igual y me preocupa y me chupa la energía, pero no me rompo. Aún así aún tengo mucho por aprender para llevarlo mejor, porque estos problemas me siguen afectando a nivel personal de manera que el pensar en estas personas e intentar ayudarlos en la medida de lo posible, hace que deje de cuidarme yo: hace cerca de tres semanas que no voy al super, tengo la nevera vacía y lo poco que tengo está en mal estado, los días que como lo hago a base de comida basura, dejo de hacer las pocas labores del hogar que solía hacer, me paso dos o tres días sin ducharme cuando es algo que hago cada día…

El síntoma más curioso es la somnolencia que acarreo las 24h. Duermo bien y duermo las horas suficientes, aún así estoy todo el día cansada y con sueño como si no durmiese. Una persona entendida en el tema me dijo que es la manera como responde mi cuerpo al estrés, que actúa como una suerte de ansiolítico; es decir, mi cuerpo responde dándome somnolencia para evitar que me dé un ataque de ansiedad.

Puede sonar un poco alarmante, pero es un paso adelante respecto hasta lo que me pasaba hasta ahora, que en épocas de estrés fuerte me daba fiebre y tenía que pasarme unos días en cama. Por lo menos ahora estoy funcional.

Una de las cosas que más rabia me da de todo esto es que a mi no me pasa nada grave. Lo más enferma que he llegado a estar es cuando pasé la varicela. Y es doloroso ver que los seres que más te importan en el mundo, en definitiva, lo que más te importa en la vida, van poco a poco a menos mientras tu sigues ahí, impertérrita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s