Archivos Mensuales: febrero 2017

Trainspotting 2 o OT el reencuentro

Síiiii!!! 😀

trainspotting4trainspotting1

Ayer fui a ver la nueva de Trainspotting! Tenía muchas ganas de verla. A pesar de que la uno no se encuentra en mi top de pelis favoritas de todos los tiempos, es una peli que me gusta mucho y la veo de vez en cuando. Si me pongo las gafas de hipster en todo caso diría que la ‘revisito’ (de visitar, no lo he dicho mal, no es revisito de volver a ver, eso sería revisionado).

Hice los deberes y el día anterior volví a ver la primera peli, en casa. Hacía mucho tiempo que no la había visto y una buena parte del argumento lo tenía olvidado. Recordaba escenas específicas, pero no todo ni el hilo argumental.

Con cada nuevo visionado de la peli me llevo cosas nuevas. Así como en otras ocasiones pasé un buen rato viéndola, el otro día se me hizo más dura. Las partes humorísticas ya no me hacían tanta gracia, pero no creo que porque no la tuvieran, si no porque lo veo con otros ojos ya mas viejunos (no demasiado), y me era más fácil ver el lado de crítica social y pobreza que no ver lo ligero de las peleas sin sentido y lo escatológico un poco gratuito.

Especialmente chocante fue para mí la escena de la muerte del bebé, que en otras ocasiones no me producía ninguna emoción; esta vez me costó bastante aguantar la mirada (el muñeco del bebé muerto está realmente muy logrado). Fue unos minutos muy angustiantes y desagradables, y de la misma manera que hacen los protas en la peli, de volverse a inyectar para sobrellevarlo, yo también sentí la necesidad de que se inyectaran para olvidarme de lo sucedido y evadirme. Definición perfecta de la peli, las drogas como evasión de la realidad asfixiante y desagradable.

En fin, una muy buena peli, que creo que no está aguantando bien el paso del tiempo.

No podría haber hecho nada mejor que haber vuelto a ver la primera peli antes que la segunda, porque (y voy ya al meollo), creo que es imprescindible tener la primera peli fresca en la mente para poder disfrutar de la segunda.

De entrada, quiero que quede claro, Trainspotting 2 me gustó mucho mucho. Por motivos ajenos me perdí los primeros 5 o 10 minutos de la peli, por suerte, no tengo la sensación de que me haya perdido nada fundamental para poder seguir bien el argumento. En cuanto mis ojos se posaron en la pantalla ya no pude despegarlos.

El ritmo es muy bueno, bastante rápido y sin huecos vacíos de contenido. Las situaciones se suceden una detrás de otra y se te pasa el rato volando. Tiene mucho humor, te ríes muchas veces a lo largo de la peli, a pesar de que yo no la consideraría una comedia. Es muy ligera de ver pero muy barroca visualmente, aunque no en sentido negativo.

El problema es que es una peli que no podría existir sin la primera. Creo que explicado así tal cual lo digo puede parecer una tontería, pues una segunda parte de una peli inevitablemente debería referenciarse en la primera; en este caso me refiero a que esta segunda parte está contínuamente haciendo ya no solo referencia a la primera, sino que mezcla (incluso literalmente) partes de la primera peli con la segunda.

Creo que es posible ver esta segunda parte sin haber visto la primera, pero no vas a llegar a entender el alcance de nada de lo que te explican o enseñan. Así pues no solo es imprescindible haber visto la primera, si no que es muy recomendable verla el día antes de ver la segunda para tenerla lo más fresca posible y así poder disfrutar la segunda al máximo.

Por lo tanto, sí, es una película totalmente prescindible, no aporta nada a lo que el mundo del cine se refiere al contrario que su predecesora, pero como decía, yo la he disfrutado como una enana.

Creo que la definición de la peli es ‘un ejercicio de nostalgia’. Puro y duro. De hecho, no tiene ninguna finalidad haber hecho esta segunda parte más que reunir a todo el elenco de la primera y comparar cómo ha afectado el paso del tiempo a cada uno de ellos. Es tan clamoroso que incluso el propio guión de la película no es más que una excusa para que vayan saliendo todos los actores y actrices de la primera parte y ver cómo están. Es un ‘OT el reencuentro’ descarado. Aún así, por mi parte lo perdono todo, porque hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto de una peli.

En cuanto a los personajes, me ha gustado mucho volverlos a ver con 20 años a las espaldas, aunque algunos de ellos me ha dolido en el alma verlos.

Ewan McGregor a.k.a. Renton. El escocés más famoso después del de Braveheart, es el que mejor lleva el paso de los años. Normal, porque es el más famoso y ya sabemos que dinero = más facilidades para cuidarse un poco. Siempre es un gusto verlo y especialmente en esta peli en la que se nota que se lo está pasando bomba y no puede evitar transmitirlo a través de la pantalla. A destacar el momento en que recrea el ‘atropello’ del coche donde lo vemos antes y después. Te invade una sensación de tristeza, no por el hecho en sí, si no por ver como ha dejado ya atrás la juventud. A pesar que en la uno era el prota absoluto, en esta segunda parte aunque se intenta que sea también el prota, inevitablemente se ha llevado la peli otro de los personajes, muy merecidamente a mi parecer.

ewan

 

Jonny Lee Miller a.k.a. Sick Boy. He visto la peli de Trainspotting varias veces a lo largo de los años y a parte de Ewan McGregor, del que es fácil acordarte porque se ha hecho muy famoso con el paso de los años, del resto pues la verdad no me quedé con sus caras. Gran sorpresa la mía cuando anunciaron el reencuentro y veo la cara de Sick Boy y me doy cuenta de que este actor es prota a día de hoy de una serie llamada Elementary, junto con Lucy Liu. No veo la serie, pero tropecé un día con un capítulo una noche de insomnio haciendo zapping y me quedé viéndolo. Es una especie de Sherlock Holmes en USA y Lucy Liu es su Watson, de ahí a que se llame Elementary supongo. Lleva bastante bien el paso de los años. En la peli uno hace del mejor amigo de Renton (Ewan McGregor),y en la dos también, pero un poco cabreado por lo que le hizo Renton en la uno y con ganas de venganza. De todas formas hay buena química entre ellos, y en la dos nos dan momentazos muy buenos como la escena de la fiesta de esta especie de carlistas, creo que la parte donde más me he reído de toda la película.

Cotilleo: Es ex-novio de Angelina Jolie

 

Robert Carlyle a.k.a. Begbie. A este actor me ha dolido mucho verlo, porque desde luego no parece que hayan pasado 20 años, parece que hayan pasado 35, y no solo eso, es que me costó muchísimo reconocerlo. No es que esté envejecido, es que parece otra persona. Probablemente este actor os suene más si digo que es el prota de Full Monty o el de 28 días después. No es que le hayan sentado mal los años, pero en la uno de Trainspotting, como en las otras dos que he comentado, ves que es un hombre pequeñito, delgadito, poca cosa, y en ahora parece incluso que haya crecido. Se le ve más alto, mucho más grueso que no gordo y completamente canoso. Está bien, pero ha sido un dolor. Su personaje en la línea de la primera peli pero algo más humanizado. Un delincuente, loco, sin remedio, que hace la función de el peligro personificado, con su redención final previsiblísima. También nos ofrece algún que otro momento cómico de la mano de Renton.

debie1debie3

 

Ewen Bremner a.k.a. Spud. El contrapunto entrañable y desastroso en la primera película, el típico actor secundario que hace un papel en el que el público acaba adorando su inocencia. Se lleva la segunda parte de la película. No sé hasta qué punto es intencionado o no, pero a pesar de que se supone que el prota es Ewan McGregor, el peso de la peli se lo lleva Spud, que se convierte en hilo conductor de la película y en creador y a la vez resolución de la trama. Bajo mi punto de vista totalmente merecido este protagonismo. Fundamental.

spud1spud2

 

Por último en lo que a reparto se refiere, no quiero dejar de decir que la chica, que en la primera parte tiene un pequeño papel, es prota de uno de los últimos capítulos de Black Mirror, el de las abejas. Que también me dejó loca ver que la chica de Trainspotting era esta actriz que hablaba raro en Black Mirror.

 

Finalmente, decir que la dirección es fascinante, juega con la cámara como quiere, nos da planos estupendos, y sobretodo, mezcla lo que nos está explicando con lo que nos quiere transmitir, de manera que dota a las imágenes de un dinamismo brutal que no te permite apartar la mirada de la pantalla. Estupendísima dirección.

 

En resumen, como decía es una película innecesaria. Sólo válida como ejercicio de nostalgia máxima, pero como mínimo bien llevado, muy entretenido y muy bien explicado. Un gustazo verla, pero no aporta nada.

trainspotting2

Proyecto a corto plazo

Hola!! Buenas!! ^^

He estado varias semanas desaparecida, lo siento mucho. No es que no tuviese nada que comentar, al contrario, tengo mil temas de los que hablar, pero he estado muy liada y no he tenido tiempo de ponerme a escribir.

Liada pero con nada especial, simplemente me ha ido surgiendo cosas que hacer y he relegado el blog a un segundo plano.

Entre otras cosas, estoy planteándome, más bien ya lo tengo decidido, el abrir otro blog; esta vez más “trabajado”. Quiero abrir un nuevo blog en el que los artículos que publique estén un poco más cuidados. La característica principal que define este blog es que es totalmente improvisado, no me he preparado nunca ningún artículo y menos lo que escribo en ellos; voy escribiendo tal cual me pasa por la cabeza. En el nuevo me gustaría trabajármelo un poco más. Cuidar un poco más lo que escribo, sin caer en redundancias ni irme por las ramas.

Así que llevo dos o tres semanas enfrascada pensando qué aspecto quiero que tenga el blog y sobre qué temas hablaré en él. En realidad, la temática en principio será la misma que en este mismo blog, es decir, de todo un poco y de nada en realidad. Comentar alguna cosa que me interese, siempre bajo mi punto de vista sesgado e incompleto. No tengo intención de aportar nada, pero me apetece mucho hacerlo y escribir mis cosas.

Tengo ya algunas ideas en mente sobre cómo quiero que luzca, lo que pasa es que mientras no tenga mi propia ‘web’, tengo que ir adaptándome a los temas que hay para escoger ya preparados de wordpress y claro, los que me gustan tienen algo que falta o viceversa. Hay muchos temas donde escoger y poco tiempo es el que tengo para ponerme a buscar cosas, de ahí que no tenga tiempo de escribir aquí.

Tampoco quiero gastarme demasiado en el blog, porque no es para sacar beneficio ni dedicarme a ello ni mucho menos, así que haré una pequeña inversión pero estaría bien que no fuese demasiado grande, por ello que me veo más limitada. Es como todo en esta vida, si tienes pastuki pues más, mejor y más bonito puedes hacer las cosas.

Me gustan los temas que son tipo grid creo que los llaman, en los que los posts salen en cuadros y en varias columnas. El contrapunto de este estilo es que llena demasiado la plana web y da una sensación de conglomerado y agobio que no quiero. No quiero que se vea muy concurrido pero tampoco lo quiero tan ligero que parezca que apenas hay nada. Tengo que encontrar este punto medio.

Por otro lado, tengo muy claro que quiero un fondo blanco, muy y mucho blanco y que ese blanco quede roto por zonas de colores muy vivos y muy intensos, pero sin que llegue al punto de que confundas el blog con algo relacionado con el mundo LGBT y tal, del que no tengo nada que ver. Colores muy vivos y vibrantes como por ejemplo el que he puesto en la cabecera de este post. Creo que no pido demasiado en cuanto a diseño, pero me está costando encontrar algo que se adapte a esto.

Tengo mucho trabajo por delante. Quiero también comprar un dominio, pero aún no tengo decidido el título del blog, porque no hablo de nada en concreto, así que seguramente pondré algo muy vago y general tipo ‘cosas que pasan’ o por el estilo. Básicamente quiero algo en lo que me sienta muy cómoda, un título que por tonto que parezca me haga sentirme yo y cómoda así como con el colorido.

En eso estamos.

Artículos – El viacrucis de Flanders

Os traigo un artículo publicado en Jot Down, sobre el personaje de Flanders y la ‘flanderización’ que sufren muchos personajes de series de televisión ‘El viacrucis de Flanders‘.

Aprovecho para recomendar la revista Jot Down, que sí, que es muy gafapasta y que a veces hasta da rabia de lo hipsters que son, pero tienen artículos la mar de interesantes. Estupenda para leer los domingos morning como hoy.

Mis pelis – City of stars – La La Land

Buenas!

Hace un par de semanas tuve la ocasión de ir a ver la peli de La La Land. Como ya sabéis, está nominada a 14 oscars, igualando a ‘Titanic’ y ‘Eva al desnudo’. ¿Se lo merece? Probablemente.

Sinopsis:

Mia (Emma Stone) es una camarera que sueña con ser actriz, o más bien una actriz de vocación que trabaja de camarera mientras no la contratan para actuar. Dedica su tiempo libre a presentarse a audiciones e intentar hacerse un hueco en el mundillo, sin mucha suerte. Su vida gira entorno a su pasión.

emma
Mia / Emma Stone

Sebastian (Ryan Gosling) es un músico de vocación. Su sueño es comprar un otrora mítico local de Jazz que actualmente funciona como un bar de copas latino (salsa y tapas) y reconvertirlo de nuevo en un salón de Jazz y darle una segunda vida. La música y el Jazz es su pasión; vive por y para el Jazz. Mientras no consigue el dinero para comprar el local, sobrevive trabajando de músico de fiestas y restaurantes (lo que aquí sería un BBC [Bodas, Bautizos y Comuniones]). Trabajos que, como músico de vocación y amante del Jazz que es (entendiendo el Jazz como el exponente máximo de creatividad e improvisación), odia.

ryan2
Sebastian / Ryan Gosling

Chica y chico se conocen. Como un buen tópico, coinciden varias veces hasta que empiezan algo. Todo muy bonito hasta que llega el conflicto. Se resuelve bastante bien, y entonces llega la traca final; los últimos quince minutos de la peli que valen oro.

 

La crítica y cualquiera que hable de la peli, no dejan de presentarla como un musical. Mmmmm… sí que lo es, pero a medias. La peli tiene dos partes bien diferenciadas. La primera parte es puro musical non stop; la segunda mitad tiene parte de musical, pero se centra mucho más en la historia dejando la música en un segundo plano; aún así, eje vertebrador de la trama.

Comentaba en otro post que a la Academia le gusta mucho que las películas hablen de la propia industria. En La La Land no sólo hablan de la propia industria a todos los niveles, sino que además es un homenaje contínuo a los grandes clásicos del musical, especialmente el de la época dorada de Hollywood, allá por los años 40-50.  Ésta sería la característica que define a la primera parte de la película.

Así, durante la presentación de los personajes y la introducción de la historia, nos encontramos con un sinfín de canciones y coreografías en las que a veces sólo participan los protas, y en otras ocasiones, como en un buen musical, se unen sin venir a cuento el resto de personajes que pasaban por ahí.

la2
Lo siento, no he encontrado una foto de mejor calidad

Esta parte, como digo, está definida por las canciones y las coreo, así como por los colores vivos y un cierto aire de fantasía, de irrealidad. Los colores vienen definidos básicamente por las vestimentas de los personajes que, combinados con las coreografías dan sensación  de vitalidad y alegría. Rápidamente te vienen a la mente Grease, West Side Story o Cantando bajo la lluvia.

la1
Yo soy la ficha roja-ja, yo soy la ficha azul, yo soy la ficha verererde, ¿quien co***** eres tu?

Pero las mejores partes del musical vienen cuando toman protagonismo Mia y Sebastián, ya sean en solitario o conjunto. Ni uno ni otra tienen el don del baile o vocal, ni son bailarines, ni son cantantes. Eso no quiere decir que nos ofrezcan escenas musicales pobres, más bien casi al contrario. A pesar de que, como decía, en esta parte de la película flota una sensación de fantasía, los personajes de Mia y Sebastián, con sus carencias vocales o de baile le dan un toque de realidad a las escenas que hace que empaticemos más con ellos, que nos identifiquemos más con los personajes. Y en consecuencia, vamos luego a sufrir bastante.

LLL d 12 _2433.NEF
Escena preciosa visualmente

La segunda parte de la película, sin dejar de ser un musical, se centra mucho más en la historia de los personajes. Dejamos a un lado las coreos y las canciones años 50 y nos metemos de lleno en el Jazz.

Autenticidad, vida, conflicto, diálogo, improvisación, enfrentamiento, sentimientos. Sebastian nos explica bien lo que el Jazz representa y nos deja definida la película sin que lo sepamos.

lala7
Esto es Jazz

Así pues, la segunda parte de la película tiene los pies bien puestos en la tierra y en consecuencia los personajes tienen también que ponerlos, haciendo de esta parte un contrapunto total a la primera, donde nos da la sensación de que vivimos en un sueño. Los personajes sueñan y nos hacen soñar con ellos. Vuelan, cantan y bailan y nosotros lo hacemos con ellos, haciéndonos evadir por completo del mundo real. Olvidas que estás en el cine (o en casa o donde sea que la veas), olvidas el mundo que te rodea y flotas con los protagonistas. Aquél tipo de cine que hace tanto tiempo que dejó de hacerse. Cuando el cine era sueño y evasión.

lala3
Maravilla

Como decía, pues, en la segunda parte de la película los protas se ven obligados a bajar a la tierra y enfrentarse a la realidad, con las consecuencias que ello supone. No hablaré mucho más de lo que sucede para no caer en spoilers. Sólo comentaré que la peli se acaba de hilar en los últimos 15 minutos de filme, donde de pronto toda la película (bajo mi punto de vista) toma sentido. Las dos partes se unen y es cuando puedes apreciar en su totalidad la belleza de la película. Es como unir la física de Einstein con la física cuántica en una sola teoría donde tienen cabida ambas en una simbiosis orgánica, natural, evidente y consecuente.

Si la primera parte de la película te hace evadirte, la última parte es puro cine. Es sentimiento a flor de piel, es sueño, risa, llanto, emoción. Es ver esos minutos casi sin respirar, con la boca abierta y los ojos como platos mientras estrujas el cojín o el abrigo o lo que sea que tengas en la mano en ese momento. Una maravilla que sólo puedes disfrutar si te has dejado llevar durante la hora y media previa de la peli.

lala8

En definitiva, aunque no es una obra de arte, es una muy buena película y casi de obligado visionado, al menos una vez; aunque por lo que he ido leyendo por ahí y me incluyo, es una película que necesitas verla almenos un par de veces, porque una sabe a poco. Aún así no creo que sea posible disfrutar de esta película en un segundo visionado tanto como se puede disfrutar en el primero.

Dudo que vaya a ganar todos los oscar a los que está nominada, pues a pesar de que es una peli preciosa y de lo mejor que vamos a ver en todo el año, no es lo suficientemente buena para llevarse las 14 estatuillas. Estoy convencida de que no va a batir ningún récord en cuanto a los oscar se refiere.

De todas formas, todos los que forman parte de la película se pueden dar con un canto en los dientes por haber podido participar en ella. Estaremos atentos al director, que con sólo 32 años ya nos ha traído esta peli y ‘Wiplash’, que estuvo luchando también a mejor película de su año si no recuerdo mal.

lala4