Eurovisión 2017 – Finlandia

Sigo con el periplo eurovisivo. Le ha tocado el turno a Finlandia, que se presenta con Norma John y el tema ‘Blackbird’. Veamos qué nos depara:

 

Ok, visto. Pues estoy muy contenta con la propuesta finlandesa. Creo que es muy posible que no llegue a la final porque me da a mi que al votante eurovisivo no le va este rollo, pero a mi me encanta.

Lo primero que tengo que destacar es que llevo tres revisiones y las tres se van a lo negro. No puede ser casualidad; y no me refiero a que se hayan ‘copiado’ entre ellas ni mucho menos, si no que en el aire está la tendencia hacia lo oscuro, al pesimismo, a la aceptación de un destino negro del que no puedes escapar; en definitiva a la aceptación de la muerte inevitable. Ello conlleva siempre a la languidez, al romanticismo (el del siglo XIX), lo gótico, la fascinación por lo oscuro en todos los sentidos.

La música no es ajena (incluso en Eurovisión) a lo que sucede a su alrededor, no deja de ser el reflejo de lo que sienten los autores y es inevitable que hayan sentimientos comunes a lo largo y ancho de europa, dada las circunstancias en la que nos encontramos.

Hemos pasado de una sociedad en la que nos obligaban a sentirnos vitales, alegres y vivos. Lo aceptamos y caímos en la trampa. Un regalo envenenado que años después nos lleva a la pobreza, a la desigualdad más recalcitrante, al resurgir de las extremas derechas. Nos distrajeron con minerales preciosos para que no viésemos la destrucción que se estaba creando a nuestras espaldas.

Ya hace unos años que nos dimos cuenta. Nos enfadamos, nos indignamos y pataleamos. Pero una vez pasado ese tiempo, hemos llegado a la aceptación. Hemos pasado los mismos estadios que una persona terminal. Al final solo queda la aceptación. Aceptación tranquila. Más que tranquila, vacía de sentimientos. Ya hemos gastado todos los sentimientos que nos quedaban, buenos y malos. Aceptamos que no somos dueños de nuestra vida, que nuestras decisiones no ejercen ninguna variación en nuestra vida, son estériles. Da igual lo que pienses, lo que hagas, lo que digas, lo que sientas; nada va a variar el curso de las cosas. Y ahora lo aceptamos. Con melancolía. A sabiendas de que podíamos hacerlo todo pero no nos han dejado y no había manera de luchar contra ello. Aceptación de una vida desaprovechada y la melancolía que ello nos supone.

Creo que la propuesta finlandesa nos quiere transmitir este sentimiento de melancolía y vacío existencial. Por un lado no me sorprende que sea justamente Finlandia la que nos traiga este tema. Los países nórdicos son ampliamente conocidos, entre otras, por una tendencia hacia lo negro, no en vano Finlandia es el centro, no sé si mundial pero sin duda europeo, de la música oscura tipo Metal en todas sus ramas. Asimismo, los nórdicos son los campeones en suicidios y alcoholismo. Algo habitual en estas zonas donde no sólo tienen pocas horas de luz en su total anual, si no que la oscuridad real se complementa con frías temperaturas.

Y todo este rollo es para decir que me gusta la propuesta de Finlandia porque me parece muy consecuente con ellos mismos. La canción lo refleja muy bien, así como el propio video clip.

Respecto a la canción. Decía que veo complicado el pase a la final (yo la metía en la final con los ojos cerrados), porque es de melodía difícil. Así como la vida real no tiene un ritmo marcado ni predefinido y pocas veces suena bien, la propuesta finlandesa me atrevería a decir casi que carece de melodía. Es casi un poema recitado. Es para oídos más experimentados. Una propuesta estupenda y me relamo pensando en las posibilidades que tienen de cara a la puesta en escena aunque doy por hecho que no harán nada de lo que me imagino. Creo que tiene más potencial del que van a sacar provecho.

Respecto al video, creo que reflejan justo lo que comento unas líneas más arriba. La acción transcurre en plena noche, que según de qué zona de Finlandia bien podría ser un mediodía del mes de enero. La actitud y estética de la cantante es consecuente con lo que se transmite en la canción. Ropajes negros con una estética muy romántica, propia de los sueños húmedos del Sr. Poe. Referencias a la languidez y melancolía y al suicidio. Falta de emociones.

Hago un inciso para subrayar que he estado buscando imágenes para decorar este post y me encuentro con estas que voy a poner a continuación sacadas de la gala de preselección.

 

finl2

finl3

No me vais a negar que el aura de Edgar Allan Poe no sobrevuela toda la candidatura finlandesa. Está presente en cada rincón.

En resumen, me parece una propuesta estupenda y ojalá, ojalá (lo digo con los puños y los ojos cerrados) llegue a la final. Ya sabéis que me gusta que en la final lleguen todo tipo de estilos musicales y tendré una sensación casi de censura si Finlandia no llega, aunque asumo, como ellos, la derrota evidente.

En el caso de que llegase a la final, me aventuro a pronosticar que no es una ganadora. Aunque de repente a toda europa le fuese el rollo este gótico la canción no es tan buena como para la victoria.

Así mismo, vuelvo a repetir como dije en la revisión de Polonia, la canción, más bien el vídeo de Finlandia, me recuerda también a una mezcla del Birds e Islandia. Más en lo estético que otra cosa.

PD. No me he fijado en absoluto en la letra de la canción. Es una mala costumbre que tengo.

Anuncios

2 comentarios en “Eurovisión 2017 – Finlandia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s