Eurovisión 2017 – Portugal

Hola a todos de nuevo.

Pues sí, voy muy mal de tiempo. No tengo ninguna obligación de continuar con el repaso, pero es ya más un reto personal que no otra cosa, además, tenía ganas de llegar ya a esta entrada.

Como he comentado en otras entradas este año estoy repasando los candidatos a ciegas, sin haber oído, escuchado la propuesta y sin haber leído críticas al respecto. A pesar de ello, quieras que no alguna cosa llega a tus oídos.

En el caso de Portugal no he escuchado la canción y sé que no es la favorita entre los fans para ganar el concurso, sin embargo, sí que se ha cruzado por mi vista algún comentario al respecto. Poca cosa. Básicamente los comentarios con los que me he tropezado venían a decir todos lo mismo, que no es la favorita de quien la ha oído, pero que reconocen que la canción ‘es muy bonita’. Poco más necesito para aventurarme ahora mismo a decir que es muy probable que Portugal este año va a ser mi gran favorita, mi candidata a ganar el concurso, mi ganador moral y probablemente la mejor propuesta objetivamente, por poco objetivo que pueda ser un concurso de música.

Objetivamente no tengo ninguna justificación que me lleve a semejante conclusión, pero considero que no he errado en revisiones anteriores. La mezcla entre lo que algo te hace sentir a primera vista y la visión lo más objetiva posible y sin descuidar ninguna rama que pueda influir, te lleva a la conclusión más cercana a la realidad posible.  Sé que me he explicado mal pero creo que vas a entender mi punto de vista.

Sin más dilación vamos a ver qué nos trae Portugal este año. Estoy ansiosa, llevaba días esperando llegar a esta revisión. Canta Salvador Sobral con ‘Amar pelos dois’:

 

Me reafirmo.

Señores, señoras…

Con todos ustedes:

El ganador de este año.

 

Por lo menos, mi ganador. Aplastando a todas las propuestas vistas hasta ahora.

Me reafirmo en lo dicho anteriormente. Desde luego no me considero mejor que nadie, pero es cierto que tengo buen ojo para identificar rápido la esencia de lo que tengo delante.

El año pasado lo dije en repetidas ocasiones. Para Eurovisión en particular aunque también en mi día a día en general, me gusta que las propuestas sean ‘auténticas’, que tengan alma. Me gusta que el o la cantante deje parte de su alma en la canción, sea escrita por él/ella o no, un buen cantante se hace suyas las canciones. Admiro a los músicos y cantantes que son capaces de dejarse el alma en una canción porque es de una valentía que me hace sentir vergüenza de mí misma.

La valentía no está en el que se hace fuerte y parece inmune a los golpes de la vida, está en el que es libre para dejar ver su vulnerabilidad.

Esta valentía no siempre se traduce, en el mundo de la música, en canciones bonitas. La valentía también está en lo feo, en lo desagradable y en lo incómodo. De hecho, ahí radica la pureza y la verdad.

La vida no es bonita, la vida real es un contínuo de incomodidad, de injusticia, de hambre y cansancio, de problemas. A veces se tiene la suerte de tener cosas buenas y que duran poco, algo de belleza, de risas o de compañerismo. Vivimos en una época en la que hemos conseguido dar casi la vuelta al orden natural de las cosas y vivir en un contínuo de comodidad, belleza y descanso; y nos sentimos terriblemente mal cuando nos entran los problemas en la vida. El músico real te dirá a la cara las cosas feas de la vida y te las va a envolver a veces en un paquetito bonito y en otras ocasiones te lo va a presentar sucio. Como cualquier otra rama del arte.

Y aunque nos guste vivir en esa comodidad, cuando un artista te presenta la verdad sin filtros, te llega al fondo del alma y te rompe un poco por dentro. Te devuelve durante un rato a la vida real.

Pienso en lo que acabo de ver, en la propuesta de Portugal y me viene a la cabeza la propuesta de Netherlands. Los dos opuestos de la vida. La autenticidad, lo no perfecto, la vida real, el día a día, lo curvo; y por otro lado lo artificial, lo preparado, lo creado en fábrica bajo unas instrucciones muy rígidas, la falta de emociones, las líneas rectas.

Me viene a la cabeza una imagen de un niño o niña jugando en su casa con un iPad por ejemplo y por otro lado la imagen de otro niño que vive en el pueblo corriendo por el bosque y ensuciándose las manos de barro, cogiendo un caracol, examinándolo, y volviéndolo a dejar libre. Lo que somos y en lo que nos hemos convertido.

 

Ya entrando en la canción. La melodía y estructura recuerda a aquellas canciones y películas clásicas americanas, la época dorada de Hollywood, en los 40-50. Es muy instrumental, con mucha cuerda, violines y violonchelos (aprovecho para volver a indignarme y reclamar la vuelta de música en directo en el certamen, como mínimo que se tenga la opción a ello). La melodía tiene aquél toque de volatilidad, de ensueño y de irrealidad. Lo representa muy bien aquella escena de La La Land, donde los protas, en el observatorio, comienzan a bailar y de repente vuelan en el aire mientras bailan junto a las estrellas.

lala3

La canción es en Portugués. Sólo la he escuchado una vez, así que no he estado muy atenta a la letra. De todas formas no ha sido necesario; ya lo he comentado en otras ocasiones, las buenas canciones podrían estar en un idioma inventado que no afecta a la calidad de la propuesta, siempre que todo sea consecuente y orgánico.

No voy a descubrir nada nuevo si comento que los idiomas que derivan del latín son muy melodiosos. Eso les da la característica de que son muy adecuados para ser cantados. Algunos acaban siendo más melodiosos que otros. Bajo mi punto de vista, el más melódico es el Portugués (y el gallego). Que son muy suaves en el hablar siendo perfectos para canciones suaves. Sólo falta ver el Fado. Es una delícia escuchar esas melodías. Con el gallego pasa igual.

Creo que lo comenté en la entrada de Portugal del año pasado. No lo comenté porque fue una conclusión a la que llegué cuando revisé Eurovisión 2015, de la cual no puedo enlazar porque aún no había abierto el blog y me lo explicaba a mí misma. Cuando vi la propuesta de Portugal de 2015 pensé que muy probablemente no iba a llegar a la final porque esa canción no pegaba con el Portugués. Recuerdo a la cantante dando una imagen y unas muecas como de rabia y poderío, sin embargo de su boca sólo salía una melodía suave. Pensé que en Portugués es imposible ser violento ni asustar, ni siquiera gritar. Es un idioma que te obliga a ser suave. De ahí a la Saudade.

 

La propuesta de este año de Portugal no ha necesitado para mí nada más que la melodía y el idioma para ganarme. La guinda final ha sido ver al cantante Salvador Sobral, que con su verdad me ha acabado de ganar. De todas formas, creo que Portugal seguiría siendo mi favorita aún con otro cantante que no sea él, siempre que fuese capaz de transmitir la misma verdad.

Confío en los jurados y creo que le van a dar la máxima puntuación, siempre que no estén corrompidos. Por suerte este año no participa Rusia (bien!) y algo de esto nos vamos a quitar de encima.

Por otro lado, y sé que va a sonar quizá un poco tonto, pero… Antes he comentado que la melodía recuerda a las pelis antiguas americanas y he hecho una referencia a La La Land. Si a mí me ha hecho llegar a esa referencia, es muy probable que al votante también se lo recuerde, aunque de manera inconsciente. No sé si ha sido casualidad o una estrategia muy bien pensada, pero cada año suele triunfar lo que está de moda. Sé que ya han pasado unos cuantos meses desde La La Land, pero estoy convencida que va a llegar al espectador. Es por ello que creo que se va a llevar también una puntuación nada desdeñable por parte del público. Es posible que las combinaciones le lleguen a dar la victoria final. De todas formas es complicadillo. Portugal no deja de estar en una península, con pocos vecinos y eso hace un pelín más complicada la victoria. Nos guste o no, la geopolítica funciona en las votaciones.

Así mismo, no quiero dejar de decir que le tengo bastante miedo a la semifinal. ¿Y si a la gente se le va la olla y no pasa a la final? Me daría mucha pena. Si pasa a la final, el camino a la victoria lo tiene bastante despejado. Cruzaré los dedos para que gane Portugal. Si lo consiguiese, explotaría yo de alegría. Si no, espero que quede lo más cerca de la victoria posible. Hay un país por ahí en forma de bota que puede que le dé una patada.

Anuncios

4 comentarios en “Eurovisión 2017 – Portugal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s