Archivo de la categoría: Mi blog

El color negro, el retonno

Me está volviendo loca el tema.

Resulta que hace un tiempo publiqué un post llamado ‘El color negro‘. Básicamente era un enlace a un artículo del Jot Down, como es habitual, en el que se habla un poco por encima del uso del color negro en el textil a lo largo de la historia, pero un poco por encima. Antes de poner el enlace a ese artículo, me explayo un poco diciendo que a mí me gusta mucho el color negro, que me corto un poco a la hora de usarlo pero que cada vez me voy liberando más. Básicamente eso, que me gusta y luego pongo el enlace.

Pues desde hace un par de semanas o tres, tengo visitas a cuentagotas a este post, todas provenientes de sudamérica, aunque de distintos países: México, Guatemala, Uruguay, …

Y es algo que me sorprende muchísimo porque no puede ser casualidad. Tengo muchos posts escritos de muchos temas diferentes y siempre hay alguien que mira alguna cosa, pero este post de el color negro, siempre tiene visitas y no lo entiendo.

Me sabe mal porque tengo la sensación de que la gente va en busca de otra cosa y se encuentra con mi post que no aporta nada. Lo siento si os he hecho perder el tiempo!

Qué lleva a la gente a mirar este post? Es solo curiosidad por el color lo que les lleva aquí? o todas estas personas están relacionadas entre ellas? Hay algún evento por aquellos lares que esté muy relacionado con ‘el color negro’? Ha habido alguna situación que se haya vuelto viral y que tenga algún tipo de relación? O solo soy yo que pienso que hay algo donde realmente no hay nada?

En fin, no voy a tener respuesta a todo esto. Si lo sé me curro un poco más el post, sorry!

Ya vooooooooy

Muy buenas de nuevo!

Pido perdón por haber estado ausente tantos días, jo. La verdad es que no tengo ninguna excusa apropiada. No me ha sucedido nada importante que me haya impedido el estar aquí explicando mis m******, pero tampoco es que haya estado vaga y no me apeteciese nada escribir, al contrario, tengo muchas ganas de escribir sobre muchas cosas.

Simplemente, me he visto sin tiempo para escribir un poquito y el poco tiempo que he tenido libre lo he gastado en otras cosas.

Parece que vaya sin tiempo por la vida, y en el fondo un poquito sí que voy falta de tiempo y otras veces no me lo sé administrar bien. Sí o sí no tengo tiempo para todo lo que quiero hacer. De todo lo que quiero hacer sólo me da tiempo a una parte y la otra se queda pendiente. Y la verdad es que tampoco quiero renunciar a hacer nada de lo que quiero hacer.

El problema es el trabajo jajaja. Si no tuviese trabajo tendría más tiempo para hacer lo que de verdad me interesa, pero claro, no soy muchimillonaria, así que no me lo puedo permitir. No pienso bajar horas tampoco y no puedo mejorar el horario, así que estoy atada en ese sentido.

En fin, que sigo por aquí y que me gustaría en breve publicar más posts. Espero conseguir cuadrar horarios un poquito mejor.

En breve más

Pues eso, que llevo unos días distraídas con rollos y no he estado muy por la labor de contar aquí mis cosas. En breve me pongo a explicaros tonterías.

Entre otras cosas tengo que acabar el repaso eurovisivo! Resulta que la primera semifinal es el nueve de mayo y yo aquí con estos pelos! Aún tengo mucho que revisar y me da en la nariz que de los que me quedan, la mayoría van a resultar muy muy interesantes.

También os informaré sobre mi salud en general. De momento nada por lo que preocuparse, pero llevo unos días un poco monotemática en mi día a día.

Y más cosas sobre las que quiero comentar o publicar info pero que aún no he tenido tiempo de ponerme a ello. Muchas cosas que quiero hacer y poco tiempo.

Nos leemos en breve!

The arrival (y spoiler)

Heyyyyyy! Yo! Wassup dude!

Hace tiempo que no hago una review de pelis, y últimamente he visto bastantes, así que tengo muchas a comentar.

La que más me apetecía comentar es ésta que nos ocupa hoy que es The Arrival que aquí se tituló ‘La llegada’. Estuvo nominada a 8 estatuillas, entre las cuales mejor película y mejor director quedando finalmente de vacío.

La crítica la ponía al nivel de una de las mejores películas de ciencia-ficción de la última década. Eso ya me olía bastante mal; como siempre la crítica siempre busca la nueva revolución: la mejor peli que vas a ver en años, la mejor interpretación de tu p*** vida, la mejor experiencia cinematográfica en años, blablabla. Propaganda y palabrería.

arrivalEvidentemente como era de esperar, no es la mejor peli de la última década ni mucho menos pero sí que es una buena peli a tener en cuenta y verla por lo menos una vez. Muy entretenida y muy bien dirigida.

Sinopsis: Unas naves espaciales llegan a diferentes puntos de La Tierra. Nuestra prota, que es una experta lingüista, es reclamada por las fuerzas armadas para ejercer de intérprete con los seres que habitan una de las naves.

Cuando vi la peli pensé que el guión era ‘como muy sacado de un libro’ puesto que la situación que se plantea sería ejecutada de manera diferente si hubiese sido pensada directamente para ser explicado cinematográficamente. Creo que está bien que así sea, puesto que le da un cariz más sensible a la peli. Es una película que aunque hable del tema que habla no deja de transmitir una pátina de delicadeza y sensibilidad sin caer en los clichés sentimentaloides de telefilme (pronunciando la e final).

Es una película muy bonita a pesar de la historia que nos cuentan, tanto en los flashbacks*, como en la historia presente y está muy bien narrada.

Así mismo, la parte ‘técnica’ por así decirlo, los efectos especiales, están también muy bien logrados; de la misma manera que se presenta la película, los efectos son delicados, están hechos con amor dando a la película un efecto conjunto, un pack.

arrival2
Los posos del café

El guión no me ha decepcionado. Esperaba encontrarme algún cliché americano pero no, también es suave y elegante, así que tiene buena nota en este apartado también. Y lo mismo con las interpretaciones. Amy Adams lleva ya tiempo reclamando su oscar que creo que lo tiene bien merecido, aunque todavía no le ha llegado; y el resto del elenco es posible que esté a la altura, pero no tienen el peso interpretativo que tiene Amy así que no puedo opinar mucho al respecto. Como curiosidad comentar que le tengo mucha manía al actor co-protagonista, el Jeremy Renner. Manía sin ningún tipo de base, pues no es un mal actor y no sé si es buena gente o no.

La verdad es que es una manía superrara. Resulta que yo he sido (y soy) muy fan de la serie House. La he visto entera y la he disfrutado un montón. House se emitió cuando esta época dorada de las series de televisión comenzaba a despuntar, en las que había unas cuantas series que estaban bien, pero tampoco muchas. Así que tenías mucho tiempo entre capítulo y capítulo y entre temporadas, tanto, que te daba tiempo de volver a ver los capítulos que ya habías visto.

Claro, como tenía mucho tiempo, no hacía otra cosa más que ver y re-ver los capítulos de House. Me los he visto tantas veces que ya sé qué enfermedad tiene cada paciente, qué se dicen entre los personajes y tal. El tema es que cada capítulo de House se compone de un enfermo y la resolución del caso. Es este tipo de series que les va muy bien a los aspirantes a actor/actrices porque les brinda la oportunidad de lucirse y de estos capítulos ha salido algún que otro actor/actriz que posteriormente les ha ido más o menos bien.

Uno de los casos más destacados es justamente la de este actor, el Jeremy Renner, que fué paciente del doctor House. Si no recuerdo mal fue en la temporada 4, en el capítulo en el que despiden a Zorra Implacablehouse1 (cuando House está haciendo un ‘concurso’ de selección de personal). Jeremy interpreta a un drogadicto que tiene una banda de punk y la enfermedad que tiene es OJO SPOILER sarampión. La enfermedad es sencilla, lo que pasa es que este paciente, dado su drogadicción, los síntomas del sarampión están sigamos que ‘encubiertos’ cosa que hace mucho más difícil su detección.

El caso es que como vi mil veces los capis de House, se me quedó muy grabado que este personaje es el drogadicto punk; así que cuando he visto a este actor en otros papeles (y dado que ha tenido la suerte de trabajar bien, ha hecho muchas pelis y bastante importantes además) pues es que lo tengo encasillado y cuando lo veo haciendo por ejemplo de militar pienso: ‘No!! militar no! tu eres un drogadicto músico punk con sarampión! qué haces en el ejército?! este no es tu sitio!’. Me pongo realmente molesta cuando veo a este actor en un papel cualquiera que no sea aquel capítulo de House. Así que le tengo manía por eso. Ya ves tu que cosa más rara! Es como si no quisiera que trabajase de actor nunca más.

house2
En mi cabeza, el actor sólo vive en el universo en el que es paciente de House, si sale en otro lugar que no sea en House, para mí es una aberración, un error de la naturaleza. 

Es muy raro pero es así.

 

Volviendo a la peli, poco más que comentar. La recomiendo, por supuesto, es una peli muy chula aunque vista una vez es suficiente, no me pide más revisiones. Tengo mis dudas de que se mereciera el oscar a la mejor película… sí, es mejor La La Land, pero no deja de ser una peli muy recomendable.

Y ara voy al meollo en cuestión. Voy al verdadero motivo por el que me puse a escribir este post:

– Oye Ana! Me han dicho que has visto la peli de Arrival. De qué va?

– yo:

 

 

* ojo spolier!: en realidad son flashforwards

 

 

Feliz cumple pa’ mi

Hola, buenos días!

Hoy hace un día estupendo, qué pena que lo haya vuelto a desperdiciar en casa.

No, hoy no es mi cumple, es el cumple del bloj, en el que tal día como hoy lo puse en marcha y publiqué mis dos primeras entradas.

Recuerdo que fue un sábado, y que escribí sobre la sospechosa coincidencia de que en diferentes emisoras de radio sonase siempre las mismas canciones a la misma hora. El segundo post no lo recuerdo, probablemente fue alguna pequeña explicación de porqué abría este blog. Probablemente ese fuese el primer post y el de la radio el segundo.

La verdad es que un año da para muchas cosas, eh? He pasado por momentos buenos y malos, como es normal, pero creo que el balance es bueno a nivel personal propio, a mi alrededor pues bueno, probablemente es bastante peor. A día de hoy me encuentro un paso enfrente de donde estaba hace un año. Otras personas probablemente sentirán que he dado varios pasos atrás; para ellos les dedico el dedo corazón de mi mano derecha, con All My Love.

En resumen, me siento hoy más fuerte que hace un año.Muchísimo más fuerte. No en el sentido de que las cosas me resbalen más o no me preocupen, si no que voy aprendiendo a manejarlo mejor. Claro que me afectan las cosas, y me pongo nerviosa, triste, torpe o cualquier otro sentimiento negativo; el cambio es que me recupero mucho mejor, lo controlo mejor; soy yo la que maneja mi estado de ánimo y no me dejo dominar por él. Me siento más libre y una persona más completa e independiente.

Respecto al blog, ha sido muy importante para mí. Me ha implicado unos cambios muy importantes en mi vida personal. Parece mentira, pero es cierto. Es más fácil decirse las cosas por aquí quizá. No sé. El tema es que me ha ayudado con las personas de mi alrededor, cosa que no esperaba que el blog fuese capaz de reportarme.

En cuanto a contenidos, sé que me he repetido mucho con el tema eurovisión del cual ni siquiera soy tan fan; pero también saco cosas positivas, como por ejemplo que las ideas requieren constancia y trabajo para llevarlas a cabo, cosa de la que peco en negativo. Se me ocurren muchas cosas para hacer y no acabo nada. Muchos post que quiero escribir y que un año después aún no he empezado. Ideas que hace meses me rondan por la cabeza y nunca las acabo de poner en marcha. Respecto a Eurovisión en sí mismo, tanto el año pasado como éste empiezo los posts con ganas, pero a la que llego a la mitad me agota; en cambio respecto al año pasado tengo la satisfacción de ver que lo que yo pensaba luego se hacía realidad. Como con los posts de los óscars, en los que quería escribir mucho, pero se me hizo tan pesado que lo dejé en las categorías principales, y una vez pasados los oscars, la satisfacción fue máxima al ver que apenas me equivoco en estas cosas. Eurovisión y los oscars son cosas banales, sin valor real para nadie más que para quien participa, pero a mí respecto al blog recibo una contraprestación importante respecto a mí misma. Y me da ánimos a seguir intentándolo y expandir los temas de los que hablo.

Me pasa lo mismo con los post que he escrito sobre pelis o series. Antes de plasmar las ideas en el ordenador tengo la sensación de que tengo una enciclopedia en la mente y que qué ideas tan maravillosas se me ocurren al respecto, y qué bien me explico en mi cabeza. Y luego, al empezar a escribir me doy cuenta de la poca idea que tengo de las cosas y que no soy tan lista como a veces me quiero hacer creer a mí misma.

Aún con todo, el hecho de ponerme a escribir públicamente hace que se me haya encendido una lucecita y ahora me fijo mucho más en los artículos que me voy encontrando por internet, y llego a la conclusión de que es muy sorprendente el nivel de lo que me encuentro en páginas ‘serias’, que no son blogs personales de ningún mindundi. Muchas veces me fustigo pensando que qué mal que escribo y me explico, pero me autojustifico con que este blog lo escribo sobre la marcha; que no me preparo nunca ningún post, que no hay guión y que tal como me salen las cosas por la cabeza tal cual quedan escritas. Luego me encuentro posts en páginas web ya de un nivel supuestamente, que me dejan estupefacta pues son de una calidad algo-bastante inferior a la mía. Entonces me sube el ego y me veo sacándome un extra para alguna web de música o algo por el estilo. Nada más lejos de la realidad, piensa que a día de hoy aún no he escrito ningún post de música de los que tengo en mente escribir.

En fin, el balance es positivo. Cuando empecé el blog no contaba con llegar a los tres o cuatro meses publicando entradas y aquí me tienes. No es que haya escrito muchas entradas, pero oye, ha pasado un año y aquí sigo.

Me dejo muchas cosas en el tintero, pero ya nos seguiremos leyendo.

Un besi! ^^

Proyecto a corto plazo

Hola!! Buenas!! ^^

He estado varias semanas desaparecida, lo siento mucho. No es que no tuviese nada que comentar, al contrario, tengo mil temas de los que hablar, pero he estado muy liada y no he tenido tiempo de ponerme a escribir.

Liada pero con nada especial, simplemente me ha ido surgiendo cosas que hacer y he relegado el blog a un segundo plano.

Entre otras cosas, estoy planteándome, más bien ya lo tengo decidido, el abrir otro blog; esta vez más “trabajado”. Quiero abrir un nuevo blog en el que los artículos que publique estén un poco más cuidados. La característica principal que define este blog es que es totalmente improvisado, no me he preparado nunca ningún artículo y menos lo que escribo en ellos; voy escribiendo tal cual me pasa por la cabeza. En el nuevo me gustaría trabajármelo un poco más. Cuidar un poco más lo que escribo, sin caer en redundancias ni irme por las ramas.

Así que llevo dos o tres semanas enfrascada pensando qué aspecto quiero que tenga el blog y sobre qué temas hablaré en él. En realidad, la temática en principio será la misma que en este mismo blog, es decir, de todo un poco y de nada en realidad. Comentar alguna cosa que me interese, siempre bajo mi punto de vista sesgado e incompleto. No tengo intención de aportar nada, pero me apetece mucho hacerlo y escribir mis cosas.

Tengo ya algunas ideas en mente sobre cómo quiero que luzca, lo que pasa es que mientras no tenga mi propia ‘web’, tengo que ir adaptándome a los temas que hay para escoger ya preparados de wordpress y claro, los que me gustan tienen algo que falta o viceversa. Hay muchos temas donde escoger y poco tiempo es el que tengo para ponerme a buscar cosas, de ahí que no tenga tiempo de escribir aquí.

Tampoco quiero gastarme demasiado en el blog, porque no es para sacar beneficio ni dedicarme a ello ni mucho menos, así que haré una pequeña inversión pero estaría bien que no fuese demasiado grande, por ello que me veo más limitada. Es como todo en esta vida, si tienes pastuki pues más, mejor y más bonito puedes hacer las cosas.

Me gustan los temas que son tipo grid creo que los llaman, en los que los posts salen en cuadros y en varias columnas. El contrapunto de este estilo es que llena demasiado la plana web y da una sensación de conglomerado y agobio que no quiero. No quiero que se vea muy concurrido pero tampoco lo quiero tan ligero que parezca que apenas hay nada. Tengo que encontrar este punto medio.

Por otro lado, tengo muy claro que quiero un fondo blanco, muy y mucho blanco y que ese blanco quede roto por zonas de colores muy vivos y muy intensos, pero sin que llegue al punto de que confundas el blog con algo relacionado con el mundo LGBT y tal, del que no tengo nada que ver. Colores muy vivos y vibrantes como por ejemplo el que he puesto en la cabecera de este post. Creo que no pido demasiado en cuanto a diseño, pero me está costando encontrar algo que se adapte a esto.

Tengo mucho trabajo por delante. Quiero también comprar un dominio, pero aún no tengo decidido el título del blog, porque no hablo de nada en concreto, así que seguramente pondré algo muy vago y general tipo ‘cosas que pasan’ o por el estilo. Básicamente quiero algo en lo que me sienta muy cómoda, un título que por tonto que parezca me haga sentirme yo y cómoda así como con el colorido.

En eso estamos.

Qué me aporta el blog

Quería compaginar estos días los post de Eurovisión con los posts de cosas mías, lo que se me ocurra escribir, pero no me salen. Pero no me salen no porque no esté inspirada, sino todo lo contrario, estoy saturada de ideas, tanto, que me bloquean la mente y no sé por dónde empezar.

Cuando abrí el blog… fue un salto de fe. Lo abrí sin saber cómo llamarlo, ni que aspecto tendría y ni siquiera qué iba a escribir en él; de ahí a que se me ocurriese ponerle el subtítulo de ‘el blog de alguien que no tiene nada que decir’. No sólo eso, creía firmemente, y en parte sigo creyendo, que no tengo nada interesante que explicar al mundo. Creo que no tengo una experiencia de vida lo suficientemente interesante que pueda aportar algo nuevo a la comunidad, ni una inteligencia superior que haga necesario el exponer mis ideas al mundo para abrir los ojos de la gente, pero qué más da. Como espacio libre que es puedo hablar de lo que me salga de las narices, el navegante es libre de escoger si quiere gastar un par de minutos leyéndome o no. Y aprovecho la ocasión para dar las gracias a aquellos que se quedan un momentito y me leen.

Es muy curioso, porque en el momento en que hice click y el blog oficialmente se colgó en Internet, automáticamente me inundó una avalancha de ideas. Me dije a mí misma que debería tomármelo con calma. Con las manos temblorosas empecé a escribir mi primera entrada . Realmente no sabía qué decir, así que hice una pequeña presentación. Cuando lo finalicé tenía la sensación de que me había extendido demasiado, me sentí como si hubiese escrito medio Quijote. Y le dí al botón de publicar. Un escalofrío recorrió mi columna y me quedé embobada mirando la pantalla del ordenador, sin ver nada realmente.

Al cabo de un rato volví en mí y me dirigí al blog a ver qué tal había quedado, qué aspecto tendría finalmente. Ver mi primera entrada de mi blog colgado en internet me inquietaba, pero me sentí muy estimulada. Así que aproveché el momento y volví a tirarme a la piscina escribiendo mi segunda entrada. Una tontería que llevaba días rondándome por la cabeza y que necesitaba explicar para que me dejase tranquila, como cuando sientes picor y necesitas rascarte para calmarlo.

Me llevó más tiempo de lo que esperaba, pero más o menos expliqué lo que quería explicar y sin revisiones volví a darle al botón de publicar. Fue un subidón. Me sentí viva y llena de energía, y curiosamente me sentí más consciente de mí misma, como si me acabase de despertar de un sueño.

No le dí mayor importancia. El publicar un blog era un cambio radical en mí y supuse que era normal sentir ese estímulo. Debes saber, querido lector, que no formo parte de ninguna red social. No tengo facebook, tengo twitter pero sólo lo uso para leer, no he escrito nada nunca en él (no había escrito nada nunca hasta ese momento), el whatssap prácticamente sólo lo uso para emergencias, no formaba parte de ninguna comunidad ni nunca nunca nunca había escrito ni siquiera un comentario en ninguna web o red social ni en Youtube. En su día subí alguna que otra foto en Instagram, pero nunca ha salido mi cara en Internet. Así que abrir un blog para hablar ya no sólo de mí, sino de lo que pienso y siento, era algo extraordinario.

Una vez publiqué la segunda entrada, estaba lista para escribir la tercera. Por suerte las obligaciones del día me hicieron parar y cumplí con lo que tocaba hacer. Ese día ya no publiqué nada más.

Al día siguiente me sentí más activa de lo normal y la autoestima había subido varios puntos. No fue hasta la noche hasta que no volví a abrirlo y escribir la tercera entrada. Ésta vez me puse a hablar de Eurovisión. Llevaba semanas ya puesta al día de como están los preparativos del festival de este año, me había leído todo lo que se puede leer de este tema y había visto todos los vídeos que se podían haber visto. Como decía, consumía toda la información que buscaba al respecto, pero no había una interacción por mi parte, no comentaba nunca nada sobre lo que leía ni sobre lo que veía, y no era por falta de ganas. Por dentro me ardían las ideas y mis opiniones. Así que cuando abrí el blog y me dije que iba a escribir sobre cualquier cosa, pensé que debía escribir sobre el festival y dar mi opinión.

Fueron pasando los días y fui publicando una entrada al día o a veces dos, si me daba tiempo. Cuando abrí el blog tomé la decisión de no trabajarme las entradas, me dije que lo escribiría espontáneamente; idea que se me ocurriese, idea que escribiría, sin preparación previa, ni guionización ni nada. Sólo soltar las manos y que escribiesen lo primero que se me pasase por la mente.

Llevo poco más de una semana con el blog en Internet, y me está aportando mucho más de lo que pensaba que me aportaría. La parte más sorprendente…os lo voy a explicar con una visualización que se me ocurrió:

Imagínate esa típica caja de galletas danesas que todos usamos como costurero. Abres la tapa metálica y dentro tienes todos tus materiales de costura: hilos, agujas, botones, cremalleras, alfileres, tijeras… Está todo ahí bien guardado pero está revuelto. Ahora imagínate que a cada elemento dentro de la caja le pones el nombre de un concepto: al hilo negro lo llamaremos por ejemplo familia, a un botón lo llamaremos amistad, a una cremallera lo llamaremos música, a otro hilo, felicidad… Todos estos conceptos están revueltos en la caja sin orden, en caos total; pero todos pertenecen a la misma caja y sabes que de alguna manera todos están relacionados entre ellos.

Pues bien, cuando llevaba varios días escribiendo en el blog me vino esta imagen a la cabeza y me di cuenta de que era así como sentía que era mi mente. Llena de cosas y conceptos, pero todos revueltos y cruzándose entre ellos. La parte sorprendente viene cuando fui consciente de que el blog me ayudaba a organizar el costurero y ponerlo todo en orden; los hilos se iban juntando y ordenándose por colores, separados de las agujas que estaban juntándose en una misma caja, por otro lado las cremalleras, los botones… Escribir en el blog me ayudaba no sólo a ordenar mis ideas, si no que me hacía ver realmente qué había dentro de la caja. Cuando la caja está ordenada, puedes ver perfectamente cuántos hilos tienes y si te falta alguno, así mismo con el resto de elementos.

Escribir en el blog es verme reflejada en el espejo sin retoques. Es saber qué hay dentro de mi cabeza, qué falta y qué hay en exceso. Es enfrentarme a mí misma.

Fui consciente cuando empezaba a escribir una entrada sobre cualquier cosa que creía que tendría mucho que decir y ver que los argumentos se acababan enseguida, o como cuando escribí cierta entrada que creía que tenía las ideas muy claras y me llevó casi tres horas escribirlo.

Así que la sensación que tuve el primer día de como despertar de un sueño, no era algo banal. Mi mente y la consciencia sobre mí misma se activaron.

 

 

 

Por qué he abierto un blog

Sólo llevo una semana así que es muy pronto para hacer una valoración del blog en todos los sentidos. Pero no es menos cierto que ha habido un gran cambio para bien desde que lo tengo. Me ha aportado muchas cosas en tan solo unos días que no esperaba recibir.

La idea vino un día cualquiera hablando con mi hermano. Él me explicaba anécdotas de su trabajo y lo sorprendentes que le resultan algunas actitudes de los clientes. Me lo explicaba de manera teatralizada, como un cuento, como suele él explicar sus historias. Es muy divertido y siempre me quedo embobada escuchándolo. Sabe narrar las historias muy bien y pensé que era una pena que no las compartiese con más gente. Medio en broma medio en serio le dije ‘Podrías escribir un blog. Así te descargas de la mala leche y podría ser divertido’. La idea no caló en él, pero sí en mí.

Tal como comentaba en la primera entrada de este blog la gente cercana a mí no suele saber qué pasa por mi cabeza, en qué pienso ni qué siento; soy casi una desconocida para ellos. Es tan sencillo como que soy una persona muy sensible y mi experiencia al largo de los años ha sido que cuando he opinado sobre algo o he hecho algún comentario sobre alguna cosa, la respuesta que me llevaba siempre me hacía daño, aunque no hubiese una mala intención por parte de la otra persona. Cada comentario que se hacía sobre mí lo interpretaba como un ataque. Así que cuando nos sentimos atacados, sale nuestro instinto natural de supervivencia que es resguardarse del peligro. En mi caso era ver y oir, pero no decir. Me convertí en una espectadora de la vida. Como quien mira una película. Por dentro, por supuesto los pensamientos y las sensaciones corrían a mil por hora, pero nunca se exteriorizaban. ¿Para qué? Sabía que intervenir no iba a cambiar el curso de las cosas. Como cuando miras una peli de terror mala y desde el sofá les gritas a los protagonistas ‘No vayas por ese camino!’.

Así que dejé de lado todo lo que me hacía una persona única, como somos todos, con nuestros gustos, deseos y aspiraciones, y me convertí en una oveja más del rebaño, dejada ir por la inercia y haciendo lo que tocaba hacer. Estudié algo que sabía que podía ejercer sin sobresaltos, aunque no me gustaba; trabajé de lo que estudié y fui cumpliendo con lo que se suponía que debía hacer. Todo gris.

Si lo hice de esta manera es porque me funcionaba; yo iba haciendo mi vida, sin destacar y siendo la menor molestia posible para los que me rodeaban, y me iba bien, o eso creía. Tenía colocada la soga en el cuello, pero yo estaba bien segura subida a la silla.

En algún momento dado, la silla empezó a resquebrajarse. No le di mayor importancia y seguí subida, pero con el tiempo acabó rompiéndose y yo ahogándome.

Ha sido y sigue siendo una lucha muy dura con momentos verdaderamente dolorosos, pero con el tiempo y voluntad poco a poco las cosas van mejorando. Me di cuenta de que gran parte, si no toda, de lo que me sucedía era por el prisma con el que yo miraba el mundo, y que no se puede silenciar lo que uno es.

Las últimas semanas han sido especialmente buenas y eso me ha llevado a hacer algunas cosas que no creía que haría tiempo atrás; nada espectacular o loco, sino que rompen con lo que yo he sido gran parte de mi vida. Abrir este blog es una de ellas.

Me di cuenta de que debía dejar de silenciarme y abrirme al mundo, de gritar al protagonista de la peli mala ¡No vayas por ahí! aunque no me haga caso. Así que decidí abrir este blog para exponer públicamente lo que pienso, lo que siento y las cosas que me gustan, sin más pretensiones.