Archivo de la categoría: Música

Necesitamos un San Remo ya!

Hola a todos.

No quiero convertir mi blog en algo temático de Eurovisión, no soy tan fan y llega un punto que me satura un poco. Pero no quería dejar de comentar este tema.

Siempre que se acerca el festival o una vez pasado pienso en lo poco que se cuida la cultura musical en este país, y la cultura en general también pero ese es ya otro tema.

Me evado fantaseando en que por fin se crea un festival de la canción estatal donde participan los mejores artistas nacionales, sin importar género musical o idioma. Y que el ganador tenga la opción, como en San Remo, de luego llevar el tema al festival. Sueño con vernos representados cada año por artistas de los que te hacen sentir orgullosos de nuestra cultura. Independientemente de si luego ganan o no.

¿A quién llevaríais al festival?

Por mi parte voy a dejar algunas propuestas. No están ordenadas por orden de preferencia ni mucho menos.

Pablo Alborán. Lo fácil, lo que creo que sabemos que haría un gran papel. Una apuesta segura. Muy identificable con el país sin ser racial en exceso.

 

Russian Red. Dulce, suave, delicada y gusta mucho no sólo en casa, si no a nivel internacional; sobretodo en Asia.

 

Manel. En catalán porque si no, no es lo mismo.

 

Fuel Fandango. Mezcla con éxito de esencia española y aires modernos. Castellano e inglés sincronizados sin sentirse forzado.

 

Love of Lesbian. Aunque ya aburren (lo siento) creo que molarían.

 

Vetusta Morla. También son un poco cansinos ya (lo siento). Pero dan orgullo.

 

India Martínez. Demasiado racial para mi gusto, pero vozarrón.

 

Antílopez. Una maravilla. Dos chicos, dos guitarras, mucha labia, mucho humor y mucho arte. La definición de artistas, definición de músico. Carne de escenario y de directo. Maravilla.

 

La Mala Rodríguez. Muy arriesgado, pero una gran artista; más en un mundo tan masculino como el hip hop. Más o menos desconocida hasta que se supo que Obama la tenía en su reproductor.

 

Diana Navarro. Muy racial pero musho arte. Sabe transmitir muy bien el sentimiento de lo que canta.

 

Anni B Sweet. Recuerda bastante a Russian Red.

 

Mago de Öz. Heavy comercial.

 

Lori Meyers. Indie.

 

Iván Ferreiro. Un grande.

 

Luar na lubre. El nombre no te sonará pero la canción que te pongo sí.

 

Podría seguir, pero estoy ya cansada.

Dejadme vuestras opiniones. ¿Qué llevarías? ¿No os parece que un concurso a nivel nacional con estos ejemplos sería la leche?

Anuncios

80 canciones que no sabías que eran versiones

Hola!

Vía menéame traigo un vídeo recopilatorio de 80 hits que en realidad son versiones de otros artistas.

Hay algunas canciones que no conocía, ni versión ni original claro; pero las que sí conozco casi todas sabía que eran versiones. De las que no, algunas me han sorprendido bastante. Luego hay alguna que otra trampa. Y hay bastantes canciones que me llama mucho la atención que tengan que especificar que son versiones cuando las originales son ampliamente conocidas.

En fin, un entretenimiento curioso es lo que es. Ahí va:

 

Festival Cruïlla – 3a parte y última

El domingo también me costó levantarme aunque no tanto como el sábado. Tuve un poco más de tiempo. Antes de irme al festival pasé a visitar a mi padre un rato. Luego fui para allí.

El domingo ya era día de cierre y solo habían dos conciertos. Llegamos con el primer concierto empezado, que era de Elefantes. Apenas conozco su repertorio, aunque la primera canción que escuché la conocía. Estuvimos un ratito por ahí escuchándolo y luego nos fuimos a por una hamburguesa. La tuvimos que comprar en otra de las food trucks porque la de ayer seguía cerrada.

Merendamos con calma y con tiempo. Cuando decidimos volver al concierto, ya estaba acabando.

Buscamos un sitio a la sombra y nos sentamos a esperar el siguiente concierto. Cerraba el festival Calexico. No los conocía, pero la verdad es que me llevé una grata sorpresa. Son de Tucson (Arizona) y hacen un rock con mucha influencia fronteriza por decirlo de alguna manera. Es una mezcla de sonido americano con mexicano. Me recordó al tipo de música que aparecen en las películas de Tarantino o Robert Rodríguez. Lo disfruté mucho y fue un cierre de festival perfecto.

Poca cosa más puedo añadir. Estoy muy contenta con estos tres días de festival. Ha sido una experiencia nueva y sobre la que he quedado muy satisfecha. Me llevo unos cuantos grupos nuevos al repertorio, y sobre todo, he disfrutado de unas horas para mí misma y de distracción y evasión que me han llenado de energía renovada, al menos para unos cuantos días.

Festival Cruïlla 2016 -2a parte

El sábado me costó muchísimo levantarme, estaba agotada, pero bueno, con esfuerzo me levanté. Lamentablemente no tuve demasiado tiempo. Quería ir a visitar a mi padre durante la mañana ya que el día anterior no fui pero se me echó el tiempo encima. Me levanté tarde, tenía que pasear a los perros, ducharme e ir a trabajar.

Salí un poco antes del trabajo, una hora antes, para que me diese tiempo de volver a casa a cambiarme, pasear a los perros y cenar un poco antes de ir al festival. Una vez lo hice para allá que nos fuimos.

El primer concierto que tocaba y al que tenía también bastantes ganas de ir era el de Alabama Shakes. No los conocía, un par de días antes, el jueves o el viernes, busqué un poco de info por yutub y me pareció interesante aunque no consideraba que tuviesen ‘temazos’.

Como con el concierto de Vetusta, nos situamos un poco alejados de la multitud y asistimos al concierto. Ciertamente, en lo que a calidad musical se refiere, creo que Alabama Shakes se llevan el premio al mejor directo. La cantante, que tiene ese aspecto de ‘mama’ negra de Alabama, equipada con su guitarra, dio una lección de música de calidad. De amor por la música, de sentimiento y de verdad, de sinceridad, sobre el escenario. Un monstruo escénico se podría decir, como se suele decir. Una delicia de concierto. Me sentí satisfecha por haber comprado las entradas para los tres días, en lugar de sólo para el viernes, como era mi primera intención. Junto con los conciertos de ayer estaba más que satisfecha.

El tatuaje es el estado de Alabama?

Os dejo también el link a la web de RTVE donde está colgado el audio del concierto al que asistí.

Una vez finalizado, nos dirigimos al siguiente, la leyenda viva Robert Plant, el que fue el cantante de Led Zeppelin.

Sentí un escalofrío en cuanto lo vi aparecer en el escenario. No podía creer que pudiese ver a semejante peso pesado de la música en vivo y en directo. Ciertamente se nota el peso de los años (a pesar, valga la redundancia) de que no es tan mayor. Ahora se dedica a tocar rock con mezcla de música digamos étnica, pero tampoco demasiado. No fue un concierto memorable, pero valió la pena sólo por verle a él. Además que nos regaló un par de canciones de Led Zeppelin, cosa que en la vida hubiese imaginado que podría ser testigo de algo así en directo.

Nos llamó la atención el cambio de ambiente del público de un día para otro, así como el día anterior la mayoría de asistentes era gente joven, entre veintipocos a trentaipocos, el sábado había poco pimpollo y más pureta, gente de mi edad en adelante en su mayoría. Los del viernes iban vestidos muy veraniegos (hacía mucho calor) y muchas de las chicas las vi con ornamentos digamos hippies: flores en la cabeza, pinturas en la cara, vestidos largos… El sábado me llamó la atención la cantidad de jeviolos de melena larga, camiseta negra con el logo de Led Zeppelin y pantalones piratas. Estaba claro quién dominó cada día, el viernes Crystal Fighters, que es como una versión actualizada de The Mamas and the papas, y el sábado por Robert Plant. No me sentí fuera de lugar en ninguno de los dos casos por suerte.

Hicimos un break a mitad de concierto de Robert y nos fuimos a por una hamburguesa en la zona de los food trucks. La compramos en el mismo sitio donde habíamos comprado el día anterior las bravas al salir. Tenían muy buena pinta, así que no dudamos en ir a esa. Todos los food truck iban a tope de trabajo. Cada uno ofrecía una cosa pero todos estaban solicitados. Donde las compramos nosotros, dentro de la caravana habían creo que cuatro personas trabajando; el chaval que tomaba nota de los pedidos y tres más en cocina haciendo las hamburs con la plancha y las freidoras al 100% de rendimiento. Nos llamó la atención la cantidad de humo que salía de la plancha, la tenían al máximo. Pensé que estarían deshidratados entre el calor que debía hacer allí dentro y el calor ambiente que hacía fuera.

Una vez con las zamburs en la mano, nos acercamos al concierto de Robert y nos sentamos en el suelo a comerlas mientras escuchábamos. Estábamos a mitad de camino entre la zona que estaba habilitada para comer, llena de mesas y sillas junto a los food trucks, y la zona donde ya podías disfrutar del concierto de Robert. En estas que de pronto, la gente que estaba en la zona de ‘comida’ comenzó a gritar ‘ueeeeeeeee!!!’. Que raro! pensé, porque en esa zona no hay conciertos y de hecho ni se oye la música. Pensé que quizá alguno de los artistas estaba por la zona y la gente les estaba saludando. Había muchedumbre, demasiada incluso para un festival, cuando me di cuenta que había una enorme bola de humo invadiendo la zona de comer. Extrañada, seguí la estela del humo para ver de donde provenía. Cómo no! Provenía de la caravana donde acabábamos de comprar las hamburguesas, que se había incendiado. Llegué a ver llamas en la parte superior de la caravana, por encima de la chapa. No me lo podía creer. Miraba de lejos como los chavales apagaban el fuego con los extintores, mientras iba pegando bocados a mi hamburguesa y las bravas que acababa de comprar allí y que era de lo último que hicieron. Durante un rato olvidé que a mi derecha estaba tocando Robert Plant. Por suerte, el incendio no fue a más, pudieron apagarlo rápido, pero lamentablemente el festival se terminó en ese momento para los chavales de la caravana; una vez extinguido el fuego la caravana cerró y ya no volvió a abrir más.

No pasó mucho rato más y el concierto finalizó. Un gustazo haber podido ver a Robert Plant. Nos fuimos al siguiente, Love of Lesbian.

Se dice mucho por internet que Love of Lesbian hacen demasiados conciertos. Hace pocos días, los del Mundo Today sacaron esta noticia en la que decían que se estrena el primer festival ‘Sin Love of Lesbian fest’, el festival donde no está Love of Lesbian. Es muy gracioso, pero bueno, yo no había tenido la ocasión de verlos en concierto, así que me hacía mucha ilusión.

A estas alturas estábamos ya algo cansados y aguantábamos poco rato de pie para ver los conciertos, así que nos fuimos a la zona de césped a verlo desde allí sentados. Tenía entendido que los conciertos de Love of Lesbian suelen ser bastante divertidos, así que tenía ganas, además que hay algunas de las canciones que me gustan bastante. Quien venía conmigo creo que no le gustó demasiado, las canciones se le hacían algo pesadas con tanta letra relativamente poco trabajada y poco estribillo. A mí me pasaba lo mismo con las canciones que no conocía, pero las que sí las canté de pe a pa como una fan más de John Boy (guiño guiño). Tampoco fue un concierto memorable, pero no me desagradó. Quizá sí que se me hizo un pelín largo, pero nada importante. El resto de la gente que estaba a nuestro alrededor sí que parecían dar fe de lo que dice internet, daba la sensación que estaban pensando ‘fua, otra vez Love of Lesbian’, a medida que iban pasando las canciones cada vez más gente se iba tumbando en el césped e iban quedando dormidos.

El siguiente concierto era de Skunk Anansie. Tuve que mirar por yotube de nuevo para ver qué tal y resulta que ya conocía al grupo de hace unos cuantos años atrás, solo que no es un grupo que siguiese. Aun así me hacía ilusión verlos, aunque fuese un rato. Nos quedamos al principio de concierto. Skin, la cantante, tiene una energía arrolladora y eso que tiene casi 50 tacos. Es muy muy delgada y se conserva de lujo, podrías decir que tiene 27 y te lo crees sin pestañear.

Tuvo un momento de fama, hará como unos quince años atrás, cuando sacó un disco en solitario. Sacó una canción que a mí me gustaba mucho por aquel entonces y a la que podía la cantaba:

Me suena además que esta canción se usó en un anuncio de coches de la época, aunque no estoy segura. La parte del anuncio creo que es la que es a partir del 2:43.

Comenzó muy potente el concierto con una canción que no conocía y no conozco, pero muy hard. A mi acompañante no le acabó de gustar. A mí sí hehe.

Me hubiese gustado quedarme a todo el concierto, pero ya era bastante tarde y mi acompañante no le acababa de gustar Skunk, así que nos fuimos, no sin antes poder yo cantar esta otra canción (el estribillo solo):

 

Día dos de festival finalizado. A estas alturas, además de sentirme muy satisfecha por haber venido al festival, tenía la sensación de que había estado 5 días de vacaciones.

Festival Cruïlla 2016 – 1a parte

El pasado mes de abril compré unas entradas para el Festival Cruïlla que estaba previsto celebrarse los días 8, 9 y 10 de julio en Barcelona.

A pesar de que el cartel no me llamaba especialmente la atención, no había asistido nunca a un festival de música y me apetecía probar la experiencia. Ya van varios años en los que he lamentado mucho no haber asistido al Primavera Sound, que tiene un cartel espectacular. Pero hasta ahora o bien no tenía con quien ir o bien, cuando he querido comprar las entradas he llegado tarde y ya estaban agotadas. El de este año me ha fastidiado especialmente porque habían muchos grupos en los que estaba interesada. El cruïlla fue un premio de consolación.

Cuando compré las entradas, mis familiares estaban más o menos bien de salud, así que no iba a haber problema, pero han llegado las fechas y me ha tocado de pleno en un momento delicado. Además de que últimamente me siento agotada sobretodo físicamente. Igualmente decidí ir. Primero porque ya tenía las entradas y no habían sido baratas y segundo porque tampoco me viene mal desconectar un poco.

El viernes pasado, cuando comenzó el festival, fue un día en el que estaba especialmente cansada. Había dormido muy mal durante toda la semana, no solo por el calor, me había dormido tres días seguidos a la hora de irme a trabajar (por suerte no me lo tienen en cuenta y saben cómo voy) y me sentía agotada físicamente. Aún así, reuní valor para decir a mi familia que ese día no podría ir a visitar a mi padre (he estado yendo todos los días desde hace dos meses con pocas excepciones) a lo cual me dieron su beneplácito, cosa que me hizo sentirme más aliviada, y puse rumbo al Fòrum.

Curiosamente, nada más llegar a la entrada me sentía más despejada. El festival abría puertas a las 6 de la tarde, pero fui algo antes de las 10 de la noche, pues no me era posible ir antes.

Lo primero que me impactó fueron los ‘mochilaman’, unos empleados, decenas de ellos, que cargaban a la espalda un barril de cerveza y la vendían ambulantemente. El cruïlla si no me equivoco es un festival propio de la Damn, así que todo estaba invadido por la marca. Una vez equipada con el primer vaso, nos dirigimos al primer concierto que teníamos previsto asistir que fue el de Bunbury.

Realmente no soy fan de Bunbury y apenas conozco su repertorio en solitario, pero me hacía gracia verlo en vivo, no deja de ser una leyenda de la música española. No asistí a todo el concierto, estuve un ratito y con tiempo nos preparamos para el siguiente concierto por el cual realmente fue el motivo por el que compré las entradas. A pesar de eso, creo que lo poco que vi estuvo bien. Durante ese rato me faltó escuchar alguna canción de Héroes del Silencio, que me hacía ilusión, pero no fue así. Días más tarde me enteré que sí tocó un par de canciones de Héroes lo cual me dio mucha rabia habérmelo perdido, pero no pasa nada.

Como decía, con tiempo nos fuimos a coger sitio para el siguiente concierto, que era el de Crystal Fighters. Fue el grupo por el cual decidí comprar las entradas. Los conocía un poco (tienen sólo un par de discos) y creí que serían un concierto guay.

Vaya si lo fue. Me lo pasé bomba. Tienen una música alegre y veraniega con un pequeño toque electrónico. Estaba cerca de las primeras filas y además estábamos rodeados de pimpollos pegando brincos. Yo también salté y grité cual quinceañera a pesar de que no me conozco bien los temas. Fue un concierto muy divertido, muy alegre. Mucha energía positiva. Por un rato me olvidé de todo. Además lanzaron las típicas pelotas de playa gigantes entre el público. Me sentía como una adolescente, hehe. Estuve un buen rato vigilando la pelota a ver si la podía golpear, pero me vio ella a mi primero y en una de esas en las que estaba yo absorta mirando el escenario una gran bola de plástico rebotó sobre mi cabeza. Cómo no. la única pega que le puedo poner al concierto, a parte de los caraduras que se cuelan, fue que el sonido no era especialmente bueno. Se escuchaba bien la música, pero muy mal las voces de los cantantes. Aún así no deslució el espectáculo.

Acabó el concierto y pusimos rumbo al siguiente, Vetusta Morla. Antes de llegar paramos a otra mochilawoman. Nos preguntó qué tal el concierto, le dijimos que bien y nos respondió que ya se notaba porque llevábamos una sonrisa enorme en la cara. Que maja!

A Vetusta ya los había visto en concierto, allá por 2009 en el Razz. Un concierto que nos encantó, de los mejores a los que he asistido, en el que presentaban su primer álbum, el único bueno. En esta ocasión decidimos quedarnos más alejados de la muchedumbre, pues las canciones nuevas no son tan buenas y como ya los habíamos visto anteriormente no consideramos necesario estar entre la multitud.

Por suerte también tocaron varios temas de los buenos, a los que pude cantar a grito pelao. Lo bueno de los festivales o conciertos es que te puedes desgañitar cantando que no se escucha, así que guay.

Con Vetusta volvieron a haber problemas de sonido. Al pobre cantante se le estropeó el micro a mitad de concierto. Primero se le escuchaba entrecortado. Él se dio cuenta de lo que sucedía e intentó quitarse la petaca sin dejar de cantar, pero el pobre, se puso muy muy nervioso, lo pudimos ver bien porque lo estaban enfocando y transmitiendo por las pantallas gigantes y veías cómo le temblaban las manos. Me dio mucha pena, pero pudo continuar la canción. La siguiente canción dejó de escucharse el sonido del cantante, pero sí de la banda. Un par de canciones deslucidas, luego todo volvió a la normalidad.

Fin del concierto de Vetusta. Decidimos que mejor nos íbamos ya, pues era tarde y los siguientes artistas no los conocíamos y tampoco nos llamaban la atención. Escuchamos unos minutos el principio del siguiente grupo, pero decidimos irnos. De salida compramos unas bravas caseras en uno de los puestos de food trucks que había en la entrada. Esta gente hacía también hamburguesas que tenían muy buena pinta, pero ese día no tocaba comprarlas.

Llegué a casa sobre las tres de la mañana. En ningún momento sentí cansancio ni sueño, pero en cuanto llegué y me senté en el sofá empecé a quedarme dormida. Me fui a la cama inmediatamente, aún me quedaban dos días de festival.